El parque de Carlos Marx.

No se puede decir que a lo largo de mi vida haya sido un tipo de muchos amigos. O quizá debería matizar, porque amigos de verdad pienso que tengo más que dedos en una mano y, por lo visto, dicen que lograr algo así es muy difícil a día de hoy. Por otra parte, creo que en 27 años a penas recibí puñaladas de gente que realmente apreciara (hasta hace bien poco decía la mar de orgulloso que nunca me había sucedido algo así, pero a base de escupir para arriba a uno termina cayéndole la cosa en la cara).

En fin, la imagen que os presento hoy tiene mucho que ver con eso. No es una panorámica brillante o llamativa, ni siquiera está realizada a la hora más apropiada del día, pero en ella se observa un lugar muy especial tanto para mí como para mis colegas de toda la vida, esos que siguen ahí sin esperar nada a cambio.

Carlos Marx.

El parque está situado en nuestro barrio, justo donde “oficialmente” comenzaba el extrarradio de Gijón hace unos años (hoy en día, con el tamaño que tiene la ciudad, eso ha cambiado bastante). Sería difícil calcular las tardes que pasamos sentados en sus bancos los amigos “de siempre” cuando la universidad o el curro todavía no nos habían atado tanto. El tiempo se iba mientras le dábamos vueltas a la cabeza (en general, hablando sobre ordenadores o bien sobre el sexo opuesto), comíamos las chucherías del quiosco de al lado y planeábamos, las más de las veces, que haríamos esa noche o a que nos dedicaríamos en los siguientes días si estábamos en vacaciones. En otras ocasiones, simplemente íbamos allí a pasar el rato y despejar un poco. En recuerdo de aquellas tardes tomé la foto a las cinco, la hora típica de nuestras reuniones. La imagen muestra exactamente el mismo juego de luces y sombras que tantas veces observé a lo largo de los años.

Ahora ya apenas vamos al parque. La vida de cada uno de nosotros se ha ido transformando y no tenemos mucho tiempo libre. Sin embargo, hace tan sólo dos meses que volvimos a estar allí casi sin darnos cuenta, sentados en nuestro sitio y hablando de lo de siempre😀.

2 respuestas a El parque de Carlos Marx.

  1. Ultimante te veo muy melancolico Alberto…

    Acaso tu vida ha sufrido o va a sufrir un cambio importante??? espero que no😛

    La foto me gusta!!

  2. Huum… no, no es que haya sufrido cambios muy importantes, pero después de leer la tesis me ha dio un pequeño bajón y me encuentro regular. Me imagino que es por eso!😀.

    Gracias!😉

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: