Nikon, Canon y el verano que se nos va.

Pues sí, como todos los años por estas fechas vuelve a aproximarse Septiembre, lo que significa básicamente que se me terminan las vacaciones y regreso al laboratorio. Con todo, este Agosto ha sido un poco especial, ya que la tesis me tuvo ocupado hasta el día diez, de modo que se podría decir que tan sólo disfruté de unas vacaciones fotográficas comprimidas (ya hablaré de ellas :D). Sin embargo, parece que los grandes monstruos de la fotografía tampoco descansaron durante este período que se termina, ya que el verano fue el momento elegido para la presentación oficial de sus nuevos modelos. Nos referimos a las Canon EOS 40D/1Ds Mark III y las Nikon D300/D3. Sobre el papel parecen todas ellas máquinas excelentes pero, mientras Canon continúa más o menos por la línea que todos suponíamos, Nikon se desbanca, por fin, con una cámara Full Frame que parece llegar algo tarde.

1Ds, D40, D300, D3.

Como comentaba, lo de Canon estaba más o menos claro: la 30D había sido una mera excusa para sacar un modelo recauchutado al mercado que alentara el consumismo de unos cuantos. Como casi siempre, la renovación real llegó con el segundo salto generacional, encarnado en la 40D. La nueva criatura presenta novedades muy interesantes (muchas de ellas anticipidadas en su hermana menor, la 400D): 10 megapíxeles, RAWs de 14 bits, mejor ráfaga, limpieza del sensor integrada… además de todos los aspectos usuales en esta gama. Por el camino también arrastra los problemas tradicionales de la casa: triste medición evaluativa, carencia de juntas de sellado y tan sólo 9 puntos de enfoque, por citar algunas. De la 1Ds Mark III pocas cosas negativas se pueden decir teniendo en cuenta que es el tope superior de las EOS: tiene todo lo que cualquiera podría desear y, además, un nuevo CMOS de 21,1 megapíxeles efectivos. Será una bendición para todos los profesionales de la BBC que, por fin, podrán reencuadrar sus fotos o cambiarles el formato sin sacrificar calidad en los álbumes de boda o comunión. En contra de este monstruo, como siempre, está el precio. Por supuesto, ambas máquinas cuentan con un modo Live View que, particularmente, no veo demasiado útil en la mayoría de situaciones.

Nikon, por su parte, se comportó como muchos de nosotros esperábamos: sustituyendo sus CCDs por CMOS, integrando la limpieza del sensor y sacando al mercado una máquina Full Frame (formato FX) junto a otro modelo APS-C (DX) superior a la D200. La cámara APS-C, bautizada como D300, parece estupenda y capaz de vapulear sin problemas a las Canon de gama media-baja. De hecho, sus especificaciones son claramente superiores a las de la 40D: 51 puntos de enfoque, medición Matricial (mucho mejor que la equivalente en las EOS), un rango de ISOs considerablemente más amplio (hasta 25600), mejor visor, mejor pantalla LCD, modo Live View más completo (para el que lo quiera usar), mayor velocidad de disparo en ráfaga… como era de esperar, también resulta bastante más cara que la 40D (cuesta 2000€) y es que los dos fabricantes, a día de hoy, no poseen modelos equivalentes. Los problemas de Nikon llegan con el nuevo buque insignia de la casa: una Full Frame que en pleno 2007 pretende sorprendernos con su CMOS de 12 megapíxels y que, de paso, echa por tierra las declaraciones de muchos personajes de la compañía sobre este tipo de aparatos (todos conocemos a uno de ellos que reside en España, pero hay más). Nadie duda que será un modelo competente, pero cuesta 5000€ y su sensor queda claramente lejos del de su competidora más directa en términos de resolución. La cosa se agrava si apreciamos que entre la D3 y la joya de la corona de Canon no hay en la práctica más que unos 2500 euros de diferencia, dinero que, a mi juicio, no es significativo cuando se hace una inversión de ciertas características.

La llegada del Full Frame a Nikon también ha hecho saltar las alarmas entre unos cuantos usuarios propietarios de caros objetivos DX. La compañía, durante muchos años se dedicó a defender las máquinas con factor de multiplicación (alegando razones bastante estúpidas en algunos casos, aunque no siempre) debido probablemente a sus propias limitaciones a la hora de aportar una cámara Full Frame al mercado. No contenta con eso, comercializó una completa gama de ópticas profesionales específicamente diseñadas para las APS-C que ahora, en la D3, operan con serias con limitaciones (un bonito recorte). Sin embargo, dado que no hay milagros y en un sensor APS-C no se puede incrementar indefinidamente la resolución sin comprometer la calidad de imagen, hubo que dar marcha atrás y tragar una notable cantidad de barro para presentar, al fin, el nuevo modelo. Lo peor es que la actitud de Nikon en el pasado con los otros fabricantes tampoco fue prudente, sino más bien de ataque descarado y, ahora, la propia credibilidad de la marca y de muchos de sus representantes queda totalmente en entredicho con aquellas declaraciones. Con todo, y a título personal, creo que el usuario final que se engañó en este aspecto fue básicamente porque mostró una sorprendente ingenuidad. La cosa se veía venir y, de hecho, hace bastante tiempo un servidor ya insinuaba el problema en 101 ROOM coincidiendo con la prueba de la D80 para Caborian. Por aquel entonces decía: “aunque Nikon ha dado un gran paso, tiene muchos deberes pendientes. Por el camino quedan aún varios problemas graves, el primero de los cuales será decidir si mantiene su gama profesional con el extraño factor de multiplicación 1,5 (lo que limitará en gran medida la relación señal/ruido de sus futuras cámaras de alta gama cuando quiera incrementar la resolución de las mismas, al menos con la tecnología actual) o si saca al mercado una máquina Full Frame, lo que implicará que muchos de sus objetivos desarrollados específicamente para digital no podrán utilizarse con ella.”. No resultaba demasiado difícil comprender hacia donde irían los tiros en el futuro.

En fin, ya nada se puede advertir respecto a Nikon, pero casi podría segurar, como si fuera un Rappel cualquiera, la desaparición definitiva de las lentes EF-S de Canon dentro algún tiempo. El actual líder fotográfico, sin embargo, fue más sincero en este sentido ya que, desde el primer momento, segmentó su gama y dejó claro que los EF-S no eran ópticas profesionales. Por desgracia, el precio de los últimos modelos parece contradecir un poco esta afirmación. Nuevamente podemos engañarnos y pensar que hasta dentro de mucho tiempo no serán sustituídos, o que todavía quedan muchos años de vida a las Canon APS-C. Sea, no lo voy a discutir, pero sí que tengo totalmente claro que esos objetivos sólo servirán para coger polvo en el futuro a no ser que el diseño de los sensores cambie radicalmente. Cuando los retiren, volverán a llover las protestas y se hablará de estafa, abuso de confianza y cosas parecidas. Como si lo estuviera viendo en una bola mágica, vamos.

Cabe también preguntarse, para finalizar, en que medida afectará a Nikon su propia contradicción y el haber abrazado el Full Frame de forma tan tardía cuando hay cámaras sumamente maduras y consolidadas en el segmento que cuentan con objetivos prácticamente a medida. En este sentido, acaba de sacar al mercado toda una nueva serie de ópticas encaminadas a solventar el problema pero, ¿qué pensarán sus clientes?. La postura de Canon me parece, desde hace años, sumamente conservadora, pero la de Nikon, a mi juicio, ha sido realmente deshonesta.

2 respuestas a Nikon, Canon y el verano que se nos va.

  1. Sergio Rodríguez, "Serginho" dice:

    Ala, ya me he rebautizao…

    Como está el mercado, madre…

    Por estas cosas del futuro (de las propias cámaras que vengan y de mi cartera) y por mi conservada afición al carrete, le tengo alergia a los objetivos EF-S o equivalentes…

    Un saludo

  2. Alberto Riera, [[C|-|E]]. dice:

    Yo tampoco los he recomendado nunca a nadie, la verdad😀.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: