Linux y fotografía digital: Virtualización.

Al término del último artículo sobre Linux y fotografía digital (el que trata sobre la configuración de la máquina), comentaba que, con el ordenador ya listo para trabajar era el momento de empezar a probar aplicaciones. Y, efectivamente, así lo hice. A estas alturas ya he localizado un revelador de RAWs en Linux que a mí particularmente me satisface, así como software para el trabajo con las fotos ya reveladas. Sin embargo, antes de empezar a comentar estos programas, creo que merece la pena dedicar un pequeño artículo a solucionar el problema de las algunas aplicaciones por las bravas y de una forma que inicialmente no me había planteado: utilizando los programas de Windows en una máquina virtual😀 (aunque no es la forma más ortodoxa de trabajar, según mi punto de vista).

Linux y fotograf�a digital: Virtualización.

Ubuntu 7.04 y Windows XP virtualizado.

¿Y de qué va todo esto?, ¿qué se supone que es una máquina virtual?. La respuesta resultará obvia para la mayoría de lectores de este texto, sin embargo, puede que también haya quien necesite una aclaración, así que vamos a explicarlo de forma muy rápida. Una máquina virtual no es más que un software capaz de crear un entorno de trabajo nuevo entre nuestro sistema operativo real (en este caso Linux) y el usuario final (nosotros), permitiendo ejecutar una serie de aplicaciones en el nuevo espacio de trabajo que de forma nativa no podríamos correr en nuestro sistema operativo real. Es más fácil comprenderlo si pensamos en un emulador normal y corriente, como los que permiten disfrutar los juegos de las consolas u ordenadores clásicos en los modernos PCs. En este caso nos enfrentamos a una cosa “parecida” (si lo vemos desde fuera) pero lo que vamos a “emular” no es un Amstrad o Spectrum, sino un aparato actual con el sistema operativo que elijamos. Como curiosidad, decir que el concepto de máquina virtual surgió por primera vez allá en 1972, con el VM/370 de IBM, que permitía ejecutar diversos sistemas operativos simultáneamente.

Un ejemplo de software que permite correr máquinas virtuales modernas en los Mac es Parallels (se hizo tremendamente popular por permitir utilizar Windows XP en los MacIntel sobre Mac OS X). Los usuarios de PCs al uso, con Windows o Linux, también contamos desde hace mucho tiempo con nuestra empresa “virtualizadora” por excelencia, denominada Vmware. Tanto Parallels como el software de Vmware son totalmente comerciales, pero también existen alternativas libres, como Virtual Box o Qemu, (que, en general, y siendo sinceros, todavía funcionan peor pero prometen mucho).

Dado que actualmente estoy utilizando Linux (Ubuntu Feisty Fawn) voy a comentar mi experiencia con el soft de Vmware. El paquete de virtualización que vende esta empresa se compone de varios módulos: en primer lugar, el que nos permite configurar como será nuestro “ordenador virtual”, esto es, el PC que vamos a emular. Podemos elegir los dispositivos que utilizará (accederá a ellos indirectamente, de forma que será perfectamente posible usar nuestro CD-ROM, impresora, escaner, lector de tarjetas…), el tamaño de su disco duro (evidentemente, a costa de perder en Linux los gigas que elijamos), la RAM que va a tener “instalada”, etc. Una vez que tengamos el “ordenador” configurado, procederemos a su creación (es decir, a generar una serie de archivos descriptivos que podemos ubicar en el directorio que queramos). Tras generar la máquina virtual, debemos arrancarla con el módulo correspondiente y, finalmente, una vez que esté corriendo, tendremos que instalar en su interior el sistema operativo y un conjunto de drivers desarrollados por la empresa para optimizar al máximo su funcionamiento.

Linux y fotograf�a digital: Virtualización.

Una máquina virtual tan sólo es un conjunto de archivos.

Linux y fotograf�a digital: Virtualización.

Ejecución de la máquina desde el menú de Vmplayer.

Todo esto es muy bonito, pero alguno se preguntará que diablos hago hablando aquí de una aplicación comercial que no resulta en absoluto barata y cuya licencia es casi equivalente a la de un Windows Vista y más cara que la de un Mac OS X. Tranquilidad, que no me he vuelto imbécil. Por suerte, la buena gente de Vmware ha decidido regalar por separado el software que permite correr máquinas virtuales (el Vmplayer, que está incluído por defecto en los repositorios de Ubuntu y se puede instalar directamente desde el menú de Aplicaciones). Esto significa que podremos trabajar con ordenadores virtuales ya creados pero, en principio, no seremos capaces de diseñarlos nosotros mismos. Por suerte, también hay soluciones gratuítas y legales para eso, como la que se ofrece en Easyvmx. Desde esta web, y gracias a un muy sencillo sistema de ménús, generaremos sin problema alguno el ordenador que prefiramos para luego hacerlo correr de forma directa con Vmplayer. El proceso es simplicísimo, obteniéndose al final del mismo un archivo comprimido que nos podemos descargar y contiene toda la información de la máquina en su interior. A partir de ese momento, tan sólo debemos descomprimirlo en la carpeta de nuestro disco duro que prefiramos y arrancar la máquina.

Linux y fotograf�a digital: Virtualización.

Configuración online de una máquina virtual.

Una vez que lo hagamos, nos encontraremos con un “ordenador” vacío, sin sistema operativo (SO), de modo que el primer paso para empezar a trabajar comprende instalárselo. Dado que la máquina virtual se comporta igual que una de verdad, debemos disponer del SO grabado en un CD, igual que si tuviéramos ante nuestros morros un ordendor recién formateado (aunque en este caso también vale una imagen ISO). El proceso de instalación es idéntico al que se sigue en un PC normal, de modo que, una vez terminado, podremos empezar a trastear.

Linux y fotograf�a digital: Virtualización.

XP virtualizado cargando.

Sin embargo, no todo es tan sencillo. En mi caso opté por Windows XP y, aunque es verdad que nada más terminar de cargar el software de Microsoft se puede trabajar, el rendimiento todavía no es aceptable. Para optimizarlo lo más posible aún debemos instalar (dentro del XP virtualizado) un paquete de drivers que Vmware tan sólo distribuye con la versión comercial de su software. ¿Cómo podemos conseguirlos?, y, lo que es peor, ¿Cómo hacer que Windows y Linux se comuniquen entre sí e intercambien archivos?.

Vayamos por partes. Si todo ha ido bien, el XP tendrá acceso a Internet y podremos navegar con él tranquilamente. Sin embargo, y dado que estamos en Linux, no parece demasiado razonable que lo utilicemos para chatear o ver páginas web cuando nuestro sistema operativo real es mucho más seguro y rápido que el de Microsoft. Sin embargo, sí que es más que probable que queramos disponer de una carpeta dentro de nuestra distribución favorita para compartir archivos con el XP recién estrenado. Para lograrlo, lo primero que debemos hacer es instalar SAMBA, una implementación libre del protocolo de archivos compartidos de Microsoft que antiguamente se denominaba SMB. SAMBA permite que ordenadores con Linux o Mac OS X actúen como clientes o servidores en redes Windows y, por tanto, viene que ni pintado para nuestros propósitos. En Ubuntu (Gnome), el proceso de instalación no puede ser más sencillo, tan sólo debemos dirigirnos a System/Administration/Shared Folders (tengo el SO en Inglés, espero que no haya problemas con esto :D) y se abrirá una ventana donde se nos ofrece instalar tanto SAMBA como el protocolo para compartir archivos en Linux (este último no lo necesitamos). Obviamente también podemos recurrir al socorrido $sudo aptitude install samba samba-client smbfs desde la terminal . Una vez instalado SAMBA ya tenemos el 50% del trabajo hecho, de modo que el siguiente paso será crear un directorio en Linux para compartir con el XP (el que queramos) y especificárselo al ordenador desde el propio System/Administration/Shared Folders.

Ya está casi todo acabado, lo único que queda es indicarle a SAMBA que utilice el mismo grupo de trabajo que nuestro XP virtual, añadirle un usuario para que podamos conectarnos al Ubuntu desde Windows y configurar los permisos de la carpeta compartida. Lo primero lo haremos de forma muy sencilla editando el archivo /etc/samba/smb.conf ($sudo gedit /etc/samba/smb.conf) y buscando en su interior la cadena workgroup =, tras la que especificaremos el grupo de trabajo de Windows (por ejemplo, workgroup = GRUPO_DE_TRABAJO). El usuario de SAMBA lo añadiremos también desde la terminal, con el comando $ sudo smbpasswd -a nombre_de_usuario. Es sensato que empleemos el mismo usuario que utilizamos para loguearnos en Linux, ya que así, los archivos que copiemos desde Windows a nuestro directorio compartido nos pertenecerán y tendremos permisos de escritura sobre ellos en Linux. En cualquier caso, podemos añadir cualquier otro usuario que exista en nuestro sistema o bien crear uno nuevo (desde Gnome o bien con $ sudo adduser). En cuanto a los permisos del directorio compartido, lo más sencillo es definirlos desde la terminal con la orden $sudo chmod 0775 /home/nuestro_usuario/lugar_donde_esté_el_directorio, aunque haciendo click con el botón derecho sobre el propio icono del mismo también se pueden cambiar.

Linux y fotograf�a digital: Virtualización.

Archivo de intercambio.

Ya está casi todo configurado. Ahora, si en Windows vamos al Entorno de Red y decidimos ver los equipos del Grupo de Trabajo, aparecerá nuestro Linux y, dentro de él, la carpeta compartida donde podremos grabar los archivos que queramos (así como leer los que ya estén en su interior, claro está). Si le hacemos un acceso directo en el escritorio de ambos SO, la próxima vez será muy fácil acceder a ella.

Linux y fotograf�a digital: Virtualización.

Detección de Ubuntu en la red de Windows.

Una vez que Windows XP y Linux ya pueden intercambiar archivos, aún queda instalar en el Win los drivers de Vmware que asegurarán un funcionamiento óptimo del sistema operativo virtual (Vmtools). Conseguirlos es muy sencillo, tan sólo debemos descargarnos (desde Linux, claro) el TARBALL de la versión de evaluación de Vmware Workstation desde la página web del fabricante. Luego abrimos el archivo comprimido y navegamos hasta la carpeta /vmware-distrib/lib/isoimages/. Una vez allí extraemos el archivo windows.iso al lugar de destino que prefiramos (por ejemplo el escritorio de Ubuntu) y hacemos doble click sobre él para ver los contenidos de su interior, que procederemos a descomprimir en un directorio. Finalmente, tan sólo tendremos que copiar este directorio recién creado al interior del que utilizamos para compartir archivos entre los dos SO y abrirlo desde Windows. Una vez que lo hagamos, tendremos que ejecutar SETUP y los drivers quedarán perfectamente instalados y configurados, momento en el cual nuestro XP virtualizado comenzará a correr francamente bien siempre y cuando tengamos una máquina razonablemente moderna (en mi PIV 3,4 HT con 2Gb de RAM no hay problemas, trabaja más o menos al 85% de un XP real, pero un Core 2 Duo se agradecería y, si el ordenador fuera un dual Core 2 Duo, ni os cuento). En cualquier caso, y ya independientemente de las Vmtools, es buena idea optimizar el XP de forma tradicional tanto como sea posible, para lo que podemos seguir el tutorial que hace tiempo se publicó en Marcianitos.

Linux y fotograf�a digital: Virtualización.

Las Vmtools tal y como se ven en el XP virtualizado antes de ser instaladas.

Otro aspecto fundamental para que el rendimiento de nuestro XP sea adecuado es configurar apropiadamente la RAM que va a tener disponible. Se puede definir cómodamente desde el propio Vmplayer (dentro de Player/Troubleshoot/Change Memory Allocation/) y no debería superar el 60-70% de la memoria física de nuestro ordenador. En mi caso, decidí asignar un giga completo al Windows XP virtual, pero también hay que tener en cuenta que Ubuntu consume muy poca RAM comparado con Windows (y lo mismo podríamos decir de sus aplicaciones) de forma que para el trabajo del día a día, el giga libre que me queda es memoria más que de sobra (y 512 mb también lo serían). Si el sistema operativo real fuera más pesado, no podríamos asignar semejante cantidad de RAM tan alegremente.

Linux y fotograf�a digital: Virtualización.

Configuración de la memoria.

Llegado este punto ya estamos listos para comenzar a trabajar, de modo que es el momento de instalar nuestras aplicaciones “indispensables” de Windows que todavía no hemos podido sustituir, por pereza o por inexistencia, en Linux. Yo elegí varios programas que simplemente conozco bien para comprobar la estabilidad y el rendimiento de la máquina virtual, así que instalé el Adobe Photoshop CS2 (con la licencia corporativa de mi universidad), el Capture One, el Dreamweaver MX2004, mi emulador de Amstrad favorito (Winape) y varias chucherías más, como el Winzip, el Regcleaner y el Ad-aware. También incluí algunos programas que utilizo diariamente en el laboratorio y que hasta ahora debía ejecutar con Wine (pDraw32, Abi Prism) y el driver de mi escaner (un Epson Perfection 1260) para ver si podía utilizar el aparato desde Photoshop.

 

Linux y fotograf�a digital: Virtualización.

 

 

Escritorio del Windows XP virtualizado con varias aplicaciones abiertas.

Inicialmente, la complejidad de las aplicaciones me parecía bastante elevada como para ser ejecutadas sobre un ordenador virtual pero, tras utilizarlas durante varios días, los resultados fueron bastante satisfactorios. El XP resulta relativamente robusto (aunque a veces, en mi equipo, se dedica a colgar totalmente el Ubuntu, y no me refiero sólo a las X11) y la velocidad de ejecución del software más que aceptable. Puede trabajarse sin ningún problema con todo lo instalado (incluso procesando enormes lotes de fotografías en Capture One o Photoshop) para luego grabar, tan felices, los datos generados en nuestro directorio compartido y acceder a ellos desde Linux. Eso sí, la virtualización aún tiene un precio: que nadie pretenda utilizar sus juegos 3D, ya que los resultados distarían bastante de ser aceptables. Por otra parte, y aunque no es necesario instalar un antivirus en el XP virtual (porque no vamos a utilizarlo para navegar ni consultar el correo, lo que minimiza los riesgos), sí que es resulta buena idea mantenerlo actualizado (por ejemplo con el excelente pack Winup) y, como ya dije antes, optimizarlo en la medida de lo posible. Debemos recordar que el XP, aunque corra sobre Linux, es tan vulnerable y precisa tanto mantenimiento como siempre (con la diferencia de que si se desarma no afecta para nada al sistema operativo real de la máquina). Además, y por desgracia, el propio software de virtualización representa una vulnerabilidad para nuestro sistema operativo real, aunque, una vez más, en Linux el riesgo es menor.

Linux y fotograf�a digital: Virtualización.

Windows XP virtualizado sobre Ubuntu 7.04 corriendo el emulador Winape.

Linux y fotograf�a digital: Virtualización.

Windows XP virtualizado sobre Ubuntu 7.04 corriendo Capture One 3.7.6.

Linux y fotograf�a digital: Virtualización.

Windows XP virtualizado sobre Ubuntu 7.04 corriendo Photoshop CS2.

Linux y fotograf�a digital: Virtualización.

Windows XP virtualizado sobre Ubuntu 7.04 corriendo Dreamweaver MX 2004.

Así pues, y aunque todavía no ha llegado a nuestras casas el futuro de la virtualización ( ya hay subido un vídeo en Youtube del nuevo Vmware Fusion bajo MAC OS X corriendo aplicaciones de Windows de forma totalmente integrada) ésta se presenta, ya a día de hoy, como una alternativa real potente frente al siempre incómodo reinicio que todos tenemos que hacer de vez en cuando para cargar tal o cual programa de Windows que carece de equivalente en Linux (o Mac OS X, según el caso). Desde luego, un rotundo paso hacia delante y una disculpa menos para los que tienen que ejecutar, por narices, una aplicación incordiosa que es imposible sustituir (y con esto me refiero, preferentemente, a programas pequeños como los que utilizo en el laboratorio, no a la Suite completa de Adobe, por poner un ejemplo :D).

3 respuestas a Linux y fotografía digital: Virtualización.

  1. aj dice:

    Interesante tema

    Al final y como te dije, he probado a instalar una versión de 32 bits bajo vmware y me va más rapida que la versión de 64 bits…. cosas de la vida….

    Ahora solo me queda probar Macos😀

  2. admin dice:

    El Mac OS X no va muy bien, porque los de Apple no permiten hacer algo similar a las Vmtools. Son así😀😀.

  3. aj dice:

    No es que no vaya bien… de 3 versiones diferentes no he conseguido hacer funcionar ninguna😀

    Por ahora lo dejo aparcado…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: