Alguién vendrá que bueno me hará ó Leica M8 strikes again.

A tenor de la puesta en venta de la Leica M8, con los graves problemas que actualmente presenta, y animado por los comentarios que escribió David en su blog, había redactado mis propias reflexiones sobre el tema. Era un artículo bastante ácido que hablaba de silencios, de demagogia, de parcialidad, de engaño, de la frustración de cierta comunidad de usuarios y de manipulación. Además, aprovechaba para comentar lo triste que resultaba que ciertas personas (muy pocas esta vez, es cierto) continuaran defendiendo cosas ridículas e insostenibles, y también me pronunciaba sobre algunas otros asuntos que no venían, quizá, tan a cuento.

Sin embargo, aunque el texto está escrito, no lo publicaré. No me gusta hacer leña del árbol caído y tampoco chancear con aquellos que han puesto su confianza en quien no la merecía. Lo siento sinceramente por los afectados. A pesar de todo, me alegra enormemente ver como, al final, las propias comunidades de usuarios son las que tienen capacidad de poner ciertos puntos sobre las ies más allá de opiniones parciales, más allá de silencios administrativos y más allá de logotipos y amor marquista. Todavía quedan algunas excepciones de puro proselitismo, pero esta vez, han sido puestas en evidencia.

Deseo profundamente que el problema se solucione, aunque en España la compañía todavía no ha informado “oficialmente” del tema a los establecimientos y el aparato, con sus taras, se sigue vendiendo. Deseo también que la corrección del fenómeno no sea traumática para los usuarios que ya han adquirido la máquina y que ésta no implique costosas modificaciones físicas ni largos trámites y, finalmente, deseo decir que, al menos en parte, he recuperado mi confianza en el ser humano y las comunidades virtuales, cuya opinión, a fin de cuentas, prevalece sobre los cuentos engañosos.

Hoy, más que nunca, me alegro de escribir mis análisis en una web que jamás se ha vendido ni se venderá a marca alguna. El día que en Caborian una compañía, o grupo de usuarios, sea capaz de cerrar la boca a cualquiera de nosotros y logre retrasar o modificar nuestras opiniones, yo colgaré la toalla y me dedicaré a otra cosa. Nuestra postura nos ha costado conflictos y seguirá siendo, por siempre, fuente de problemas, pero nosotros dormiremos tan tranquilos como siempre y nadie podrá decir que manifiestamente ignoramos un defecto porque cierta marca así nos lo rogó. Como dijo David, el tiempo termina por poner a cada uno en su sitio.

Suerte.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: