Y al final… fue Canon contra Canon.

Esta vez voy a empezar el artículo curándome en salud y haciendo un poco de historia. Todo el mundo que conozca Caborian, o al menos, muchos de los integrantes de nuestra comunidad, saben que desde siempre hemos tenido fama de canoneros. A ello han contribuído varios factores, entre otros, estas afirmaciones presentes en nuestro manifiesto:

” Si estás con tu novia haciendo fotos, abres la mochila (pacopro) y te dice; Amooour…¿Y ese objetivo qué es nuevo? , reponderás; ” No ultra-megamooour, es… LA CANONFILIA! que procrea. “

“Tratarás de engranar la Torlinga sobre todas las cosas y no pronunciarás el nombre de Canon en vano (se aceptan Nikoneros). “

Y al final… fue Canon contra Canon.

Evidentemente, todo lo anterior fue emitido en un contexto ya muy lejano, bastante informal y además festivo. Si tomáramos el contenido del manifiesto como verdad en Caborian no estaríamos haciendo pruebas de ninguna réflex digital que no fuera de la gama EOS ni David, miembro fundador, habría barajado la posibilidad de comprarse una Olympus. Sin embargo, ha habido otros motivos para que nos acusaran, y, así, hace ya tiempo que alguien reparó en que la mayor parte de los moderadores de Caborian, miembros del Consejo, etc, utilizamos Canon y no otras marcas, lo que también ha servido para colgarnos el particular San Benito canonista. En fin, ahora que estamos en confianza puedo comentar para los quince lectores del blog que la elección de nuestras cámaras no se debió a ningún tipo de marquismo… los profesionales optaron por adquirir Canon porque en aquel entonces no existía ningún tipo de competencia real que hiciera frente a sus series 1D (ahora tampoco, realmente) y los más novatos lo hicimos simplemente porque fue la primera compañía en llevar al mercado réflex digitales de precio asequible (300D) al tiempo que ofrecía una amplicísima gama de objetivos a precios muy tentadores, en algunos casos. Tampoco vamos a negar que en nuestra decisión pesó en gran medida la calidad del servicio técnico de la marca, bastante envidiable, y el miedo a Finicón. Por último, no podemos olvidar que cuando dimos el paso al mundo de las réflex digitales prácticamente la decisión comprendía adquirir una Canon o una Nikon, ya que la amplia oferta de máquinas de bajo precio que ahora existe en el mercado tan sólo era un bonito sueño y, con aquel panorama, tuvimos la decisión bastante clara, como dije, Finicón mediante.

La parrafada anterior tan sólo tiene como objeto explicar el porqué de nuestras decisiones pasadas y equipos actuales, herederos todos de aquellas primeras EOS que en su mayor parte han pasado a mejor vida. A pesar de todo, resulta evidente que una cosa es optar por una marca determinada y otra volverse marquista y defenderla como si uno tuviera acciones de la propia compañía, de forma que yo, particularmente, nunca oculté mi decepción cuando Canon comenzó a distribuir en el mercado cosas como la 1D MarkII N o la 30D, a las que acusé claramente de ser lo mismo de siempre con un lavado de cara. Tan sólo me llevé buena impresión con la 5D, pero el sabor final era agridulce porque la excepcional calidad de imagen iba a compañada de carencias imperdonables, como la ausencia de juntas de sellado, carencias que a mi juicio siguen siendo injustificables.

Con todo esto presente, no es extraño que llevara ya unos meses de cabreo y viera con muy buenos ojos la llegada de ciertos productos sumamente interesantes, como la Nikon D200 o la nueva Sony Alpha, que prometía aunar en una misma máquina lo que todos deseábamos: estabilización, limpieza del sensor, gran calidad de imagen, optimización del rango dinámico, decente visor… de hecho, seguramente alguien recordará que incluso escribí un artículo hablando de ella y deseando que fuera el revulsivo que la todopoderosa Canon necesitaba para ponerse las pilas. Por desgracia, una vez hecha la prueba de la cámara (está publicada en Caborian), la decepción fue bastante grande y volví a las mismas de siempre. Muy a mi pesar creo que Sony no ha aportado aún un digno rival para la gama EOS, ya que su réflex adolece de grandes carencias, como la pobreza de su visor o su triste calidad de imagen incluso a ISO 400, por citar tan sólo un par de ellas.

Así las cosas me sorprendió el repentino anuncio por parte de Canon de su nueva máquina de gama baja, la 400D, con importantes mejoras sobre su predecesora, que yo considero una de las cámaras con mejor calidad/precio del mercado. La sustituta de la pequeña de la familia tiene 10 megapíxeles con la misma o mejor respuesta a ISOS altos que la 350D (según Canon, está todavía por ver); un sistema de enfoque mejorado, con más puntos; limpieza del sensor incorporada en el propio cuerpo de la máquina; mejor ráfaga; una nueva pantalla; mejoras en la presentación de los histogramas (ahora se pueden ver por canales) y varias cosas más. Por si fuera poco, es totalmente compatible con las baterías, empuñadura, etc, de su antecesora y llegará al mercado a un precio igual de atractivo. ¿Será Canon la única capaz de darse a sí misma sus propios revulsivos?, realmente no lo sé, pero mucho me temo que la respuesta es afirmativa y que si hay una máquina capaz de hacer realmente frente a la 350D va a ser su sustituta, mal que me pese, porque el hecho sigue dejando a Canon en la misma posición de poder que antes.

A pesar de esto, hay cosas que me llaman la atención en todo este asunto. Por ejemplo, la salida de la 30D hace tan sólo unos meses, cuyas características son, actualmente, bastante inferiores a las de la prometida 400D a excepción de cuatro cosas, como la medición puntual, la ráfaga y el cuerpo de magnesio. No sé como se tomarán los compradores de la sustituta de la 20D la puesta en escena de una cámara con prestaciones bastante más interesantes que las de su nuevo juguete y a un precio sensiblemente inferior, a mí, desde luego, no me haría gracia, aunque claro, tampoco me habría comprado la 30D ni loco, todo hay que decirlo (siempre he pensado que los cuerpos bonitos no hacen fotos por sí sólos). Sin embargo, me imagino que Canon tampoco tiene mucho de qué preocuparse, no he oído demasiadas voces de protesta ni los tacos que yo me temía por parte de los usuarios de la 30D que, en su mayor parte, esperan felices y mansos a que salga la 40D, lo que convertirá a la 30D en el producto más dudoso de cara al usuario final y también el más rentable para Canon. Pero da igual, todos contentos como ovejas en redil, de hecho, creo que al final la culpa es nuestra.

Y al final… fue Canon contra Canon.

En fin… que no estoy demasiado satisfecho con todo esto, algo cambió pero todo sigue igual. Al final, parece que realmente nadie puede desafiar, hoy por hoy, a las EOS, y todas las aportaciones de la competencia, aún con grandes virtudes, son incapaces de luchar contra ellas. Esto hablando de los cuerpos amateur, porque si me voy a las gamas profesionales el panorama resulta aún más desolador: allí la competencia directamente no existe e incluso los sistemas de medio formato están en peligro de ser canibalizados en parte por la nueva 1Ds. Y el caso es que las Canon también fallan, y mucho en algunos puntos (medición, descuido de detalles imperdonables en las gamas bajas…), pero realmente, mientras la cosa siga así, no creo que nadie en la empresa haga nada por solucionarlo (algo normal, por otra parte). A ver si en el futuro tenemos más suerte con la competencia, o, al menos, se deja de decir que somos unos vendidos sin tener en cuenta la actual situación del mercado.

2 respuestas a Y al final… fue Canon contra Canon.

  1. oreixa dice:

    Pues si.
    Impresionante esa foto de la oveja😮

  2. admin dice:

    Es tremenda sí😮, me la pasó un colega que sudó sangre para conseguirla.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: