Lord Pakete y la composición de fotos panorámicas.

Lord Pakete y la composición de fotos panorámicas.

Hace no muchos días disfrutaba una infusión en compañía del ilustre Lord Pakete. Estábamos sentados en la terraza del café de un gran parque y veíamos, ociosamente, las palomas revolotear entre nosotros mientras intentaban escamotear los restos de algunas mesas. Nos habíamos reunido allí con intención de realizar ciertas fotografías, pero al estar el cielo demasiado gris y brillante desistimos en nuestro empeño y comenzamos a hablar de forma distendida.Opinaba el distinguido Lord que los cielos azules y las luces de mediodía, a la hora de realizar ciertas panorámicas, aportaban mucho dramatismo a la escena siempre y cuando hubiera alguna nube y se viraran convenientemente las imágenes. No pude menos que estar de acuerdo con él y rápidamente nos vino a la mente la fotografía de la entrada del cementerio de Comillas, que tomé en un reciente viaje.

Como se puede observar, la luz es realmente dura, pero, una vez completado el virado, el cielo negro en contraste con los tonos pálidos del resto de la escena aporta un toque personal a la foto que, particularmente, a nosotros no nos desagrada. Sin embargo, habiendo alcanzado el acuerdo en esto, comenzó una pequeña trifulca relativa a la composición.

Opinaba Lord Pakete que la imagen en general estaba quizá desequilibrada. Reconoció que probablemente no se pudiera resolver mejor desde el punto en el que me encontraba pero añadió que, sin embargo, la zona de la izquierda le parecía demasiado vacía y echaba de menos algún elemento en el prado, como una piedra o cualquier otra cosa que rompiera la monotonía. Posteriormente, también comentó que había intentado recortar la foto, pero el resultado no mejoraba.

Yo, por mi parte, argumenté que una piedra o cualquier otro elemento destacado en esa zona actuaría solamente como un centro secundario de atención que competiría con el ángel, motivo principal de toda la imagen, y que, además, no recortaría la foto porque precisaba una salida, una continuidad, pero al mismo tiempo esto debía concretarse en algo tangible, como el par de columnnas.

Como la discusión no parecía llevar a ningún lado, decidimos trazar, mentalmente, los tercios de la toma para obtener, a grosso modo, el siguiente esquema:

Lord Pakete y la composición de fotos panorámicas.

Mi argumentación, a la vista de las líneas, era la siguiente: el ángel se localiza en el tercio superior derecho y es el motivo más aparente de la imagen, por tono y porque se encuentra perfilado contra un cielo oscuro. La línea que delimita los tercios inferiores coincide con la parte alejada del muro, y la que define los superiores con la zona más cercana a nosotros. Además, el ángel mira hacia la izquierda, de modo que el proceso visual al observar la escena debería consistir en fijar nuestra atención en él, apoyado por el árbol (que no le resta protagonismo al ser negruzco) y, una vez centrada la vista en la zona de mayor peso, descender por la arquería de la puerta y seguir el muro hasta abandonar la fotografía, cuyo cierre está rematado por dos columnas que a su vez se localizan en otro tercio. Según mi idea, situar cualquier elemento llamativo en el tercio inferior izquierdo rompería la lectura final de la foto, al ser, como dije, competencia para el ángel. Por otra parte, cortar la toma nos dejaría en tierra de nadie, porque nuestra mirada se pasearía por el muro sin llegar a ningún sitio, de forma incierta.

Para clarificar más esta postura decidimos trazar los supuestos recorridos visuales en el caso de que hubiera algún elemento en el tercio inferior izquierdo y también si no lo hubiera. En el primero caso, sin centro de atención secundario, nada enturbia el discurrir de la vista, mientras que en el segundo surge una cierta disyuntiva que, al menos, en mi opinión, no ayuda gran cosa, ya que da lugar a una nueva línea diagonal en la imagen y corta la salida de la misma.

Lord Pakete y la composición de fotos panorámicas.

Lord Pakete y la composición de fotos panorámicas.

Sin embargo, es evidente que Lord Pakete no hablaba en vano… de forma que, tras analizar detalladamente la foto, reconocí que sí se apreciaba cierto vacío en el punto que él indicaba. Al final, tras discutir nuevamente el asunto, llegamos a la conclusión de que posiblemente la toma mejoraría incorporando en el prado no un centro de atención real, sino cualquier otro elemento de color oscuro que simplemente rompiera un poco la monotonía de la zona, pero sin modificar la distribución de pesos. Algo de este estilo:

Lord Pakete y la composición de fotos panorámicas.

Habíamos alcanzado un estado de conformidad mutua, pero ninguno de los dos estábamos satisfechos. La caja de Pandora estaba ya abierta y sería difícil devolver los demonios a su interior: mi amigo seguía opinando que mis panorámicas son demasiado alargadas (todas en general) mientras que yo defendía que su longitud era la justa, en pro de no cortar las sendas visuales de las tomas.

En esta situación, era inevitable que saliera a colación otra foto sobre la que ya habíamos discutido largo y tendido. Es una toma del muelle de Gijón, que disparé hace poco tiempo al caer la noche (le eliminé el marco, aunque a pesar de ello sigue viéndose bastante minúscula en el Blog):

Lord Pakete y la composición de fotos panorámicas.

Lord Pakete opinó, como ya había hecho en otras ocasiones, que en la imagen sobraba toda la parte de la derecha, siendo ésta su versión:

Lord Pakete y la composición de fotos panorámicas.

“No estoy de acuerdo” (volví a repetir) “pienso que tu corte interrumpe nuevamente el discurrir de la mirada. En este caso, el espectador se enfrenta con un centro de atención muy potente (la rotonda y el edificio iluminado), que ocupa gran parte de la imagen. Además, la pequeña figura humana tiene la vista clavada en la parte derecha de la foto. El espectador necesita fijarse primero en los centros de atención, apreciar la figura y después, mirar hacia la derecha, contemplando todo el puerto, para terminar en la farola del extremo. Además, las dos partes de la barandilla aportan un componente simétrico que no me desagrada.”

Volviendo a trazar los esquemas, según mi opinión en el primer caso tendríamos algo así:

Lord Pakete y la composición de fotos panorámicas.

Y en el segundo, un recorrido de este tipo, donde prácticamente no somos capaces de salir del propio centro de atención y, además, nos quedamos con las ganas de seguir apreciando la ciudad:

Lord Pakete y la composición de fotos panorámicas.

Y aquí sí que no pudimos llegar a un acuerdo. Lord Pakete argumentaba que la imagen principal estaba falta de elementos, vacía en su parte derecha, mientras que yo retrucaba añadiendo que su versión resultaba muy recargada y asfixiante, haciendo que la persona perdiese todo su papel en la toma.

En fin… cuando llegamos a este punto nos dimos cuenta que llevábamos hablando una hora sobre lo mismo, con argumentaciones más o menos variopintas, para repulsa de los clientes de las mesas cercanas y tedio general de nuestros acompañantes. Un poco avergonzados decidimos no seguir con la discusión, porque sabíamos que nunca podríamos finalizarla. Mis panorámicas siempre serán alargadas para Lord Pakete, aunque yo, curiosamente, no veo que a las suyas les falte nada.

3 respuestas a Lord Pakete y la composición de fotos panorámicas.

  1. Jota___ dice:

    Y cómo se hace para corregir la luz (solar)? Cuando intento hacer fotografías panorámicas, siempre tengo el problema de la distinta iluminación del cielo a lo largo de la foto.

    Creo que la foto del cementerio está mejor así, porque falta de contenido en el tercio inferior izquierdo obliga a centrar la vista el el ángel, y personalmente no noto ese supuesto vacío.
    En la otra, sin embargo, creo que es más acertado el recorte.
    En cualquier caso mis opiniones no están fundadas en conocimientos profundos, y si me apuras ni siquiera superficiales.
    Un saludo.

  2. Lord Pakete dice:

    ¡Ah! mi peculiar amigo, que grato es encontrarme manuscrita aquella agradable conversación. He de decirle que en lo referente a la foto del muelle sus atinadas argumentaciones casi me tienen convencido y he de admitir que pudiera estar errado en mi primera crítica. No obstante, en la toma del cementerio me gustaría contemplar como quedaría si añadiésemos un poco mas de “foto” por la derecha para equilibrar ese vacío que tanto me atormenta y que me tiene un tanto distraído estos días. Sería un ejercicio interesante para nuestros intelectos.

    Lo que si me complacería sería pedirle disculpas a su queridísima compañera por tan soporífera conversación y dígale que en lo sucesivo procuraré atenerme a lo que el protocolo obliga en tan grata compañía.

    Reciban ambos un afectuoso saludo de su amigo Lord Pakete.

  3. admin dice:

    Qué honor leerle a usted aquí, estimado Lord Pakete, veo también que ha estado meditando profundamente sobre ambas fotografías. No dude que satisfaré su curiosidad en cuanto a la foto del cementerio. Por otra parte, mi compañera acepta gustosa sus disculpas.

    Gracias también por comentar, Jota🙂. Me imagino que te refieres a que, a veces, al hacer panorámicas, te encuentras con que una zona de la imagen es mucho más luminosa que otra… es un tipo de situación que yo suelo tender a evitar porque resulta difícil su resolución. Si no hay más remedio, deberías mirar cuantos diafragmas de diferencia hay entre la parte más clara de la foto y la más oscura para después tirar en manual ajustando la exposición de forma que caiga en un punto intermedio entre esos dos extremos que has medido🙂.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: