Icons: Robert Doisneau.

Para los que nos gusta la fotografía es una suerte la existencia de la editorial Taschen, ya que muy raramente sus volúmenes alcanzan un elevado precio en el mercado y, sin embargo, muchos de ellos poseen contrastada calidad. El libro que nos ocupa hoy es uno de esos, ya que se puede adquirir por siete euros y su contenido rivaliza con el de ejemplares mucho más caros.

Robert Doisneau.

El volumen, de 187 páginas, se titula sencillamente Robert Doisneau y pertenece a la colección Icons, que recoge fotografías y biografías de grandes autores. Ha sido escrito por Jean-Claude Gautrand y es un repaso general a toda la vida y obra del conocido fotógrafo, desde su biografía hasta el impacto que han tenido las tomas de Doisneau, pasando por notas curiosas, como las aclaraciones y comentarios a la serie “Besos” que tanta decepción ha supuesto para algunos. El texto está redactado en Castellano, Italiano y Portugués.

Como era de esperar, las pequeñas parrafadas escritas en el volumen son simplemente prólogo o epílogo a la colección de fotografías que constituye el núcleo del libro. Ésta se ha dividido en varias secciones: “Los primeros años“, “La Guerra“, “Sed de imágenes” y “Del trabajo duro a la consagración“. Cada bloque representa una etapa fotográfica de Doisneau y recoge las fotos más características de la misma. Así, comprobaremos como el autor comenzó tímidamente haciendo fotografías en las que el ser humano aparece muy enmarcado en su entorno o formando multitudes (al parecer, la timidez fue una constante en los primeros años de este hombre) y podremos observar su evolución a lo largo del tiempo que culminó con algunos retratos realmente famosos, siempre sin abandonar los entornos urbanos que fueron una constante en su trabajo.

La obra de Doisneau a mi juicio es bastante particular. Creo que disparó fotos que son verdaderas obras maestras de la fotografía urbana y de costumbres mientras que otras de sus imágenes actualmente tienen valor simplemente por estar tomadas en un contexto histórico que ya no es el nuestro, lo que las hace muy llamativas. Por otra parte, su particular forma de trabajo implicó que sus tomas estuvieran lejos de la técnica estricta y no es infrecuente observar desenfoques, encuadres extraños y demás tropelías compositivas. En cualquier caso, es innegable que a pesar de esto cada una de sus instantáneas tiene la capacidad de transmitir “algo” que está por encima de las barreras técnicas, no sé si porque supo capturar los momentos como ningún otro, porque todo lo que aparece en ellas resulta curioso en el siglo XXI (como comentaba antes) o por ambas cosas.

Sea como sea, cualquier aficionado a la fotografía debería analizar, aunque fuera someramente, el trabajo de Doisneau y este librito constituye una oportunidad excelente para hacerlo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: